Cap. III. Hacia la legitimación del continuismo

El 9 de abril de 1865 se convocaron elecciones para la Asamblea Constituyente, la cual se instaló el 7 de septiembre, bajo la presidencia del canónigo y doctor en Filosofía Florencio Estrada, diputado por Comayagua. La comisión redactora de la nueva constitución estuvo integrada por José María Rojas, Francisco Medina, Céleo Arias, Santiago Arriola y Valentín Durón. El 1 de febrero de 1866 Medina asumió el cargo de Presidente para un nuevo período que se extendería hasta el 31 de enero de 1870. En estas elecciones alcanzó un total 14.379 votos de los 19.402 sufragios emitidos; es decir, el 71.5% del total de votos contabilizados[1]; estos datos no sorprenden, puesto que responden a la tendencia que se había venido siguiendo. Antes de finalizar su mandato, el 5 de septiembre de 1869, repitió el ritual de separarse de la Presidencia aduciendo motivos de salud, y el cargo fue asumido por el segundo designado Francisco Cruz, entre el 5 de septiembre de 1869 y el 14 de enero de 1870. Desde enero del año anterior, las municipalidades habían iniciado un movimiento encaminado a lograr la reforma del artículo 33 de la Constitución que prohibía la reelección inmediata, para que Medina pudiera ser…

Y con su sangre estampa en la pared de su celda «Viva la Internacional Comunista»

«Nos informan el director del centro penal que anoche los reos fueron distribuidos en sus celdas donde se les mantenía vigilancia estrecha. Se observó en Wainwright un estado de sobre excitación nerviosa bastante marcado, en su ánimo se mostraban visiblemente alteraciones, ello hizo que se le pusiera un retén de vigilancia en el primer callejón, en cuya celda número 21 permanecía. A todos los reos, incluso a Wainwright, se le registró por tres veces cuidadosamente y se tomaron todas las precauciones que con ellos siempre se habían tenido. A las cuatro de la madrugada se supo del suceso, por los gritos que se escucharon salir de su celda número 21. Inmediatamente el director del centro penal y otros jefes del cuerpo, se constituyeron en el lugar y encontraron a Wainwright manando sangre de una herida que se había inferido en el brazo izquierdo; la hemorragia parecía incontenible, y pronto se llamó al médico del centro doctor Ramiro Herrera, y al practicante, quienes le hicieron la primera curación. Se le aplicaron 500 gramos de suero fisiológico y una inyección de alcanfor que provocaron la reacción del herido. Cuando entraron a la celda, Wainwright gritó vivas al Soviet y a la revolución social. Intentó suicidarse, como…

Juan Pablo Wainwright, el rebelde solitario – Marvin Barahona

El rebelde es casi siempre un solitario, escribió Octavio Paz en 1993, refiriéndose al escritor argelino-francés Albert Camus, autor de la biografía genérica del hombre rebelde. Sin embargo, Camus, como ahora podemos decir también del revolucionario hondureño Juan Pablo Wainwright Nulia, era «… un solitario que busca la comunión: un solitario-solidario». Esta solidaridad le costó la vida a Juan Pablo que, solitario y altivo, enfrentó el pelotón de fusilamiento en la Guatemala de Ubico, en febrero de 1932. Así, hizo su entrada triunfal en la historia, de la mano de una injusticia y del brazo de multitudes imaginarias de trabajadores explotados y humillados, a las que él pensaba redimir. No las redimió en vida, pero con su muerte las colocó en la primera fila de la memoria colectiva de los movimientos sociales y populares de su país. Foto: JPW lee las noticias sobre la Primera Guerra Mundial, pocos días antes de salir hacia Inglaterra como miembro del Servicio Británico de Ingenieros Reales. Esta información la puede encontrar en: Lealtad y rebeldía. La vida de Juan Pablo Wainwright, Rina Villars, Editorial Guaymuras, Tegucigalpa, 2010.    

Travesía contra el viento – Ariel Torres Funes

Tres niños hondureños emprenden la ruta hacia el Norte para huir de sus infancias arrebatadas. A pesar de sus cortas edades, se adentran en uno de los trayectos más peligrosos del mundo para escapar de las tragedias que enfrentan en su país de origen, pero también en busca de un sentido de pertenencia que, triste y continuamente, es extirpado con violencia y desarraigo en Honduras. Esta novela, construida con agilidad periodística y calidad literaria, retrata a personajes reales orillados a la incertidumbre del destierro, y hace suyas las vivencias, el lenguaje, los sentimientos y las emociones de niños que muy temprano aprendieron a reprimir el llanto y a tragar desilusiones. Travesía contra el viento explora en la cotidianidad que viven miles de niños y niñas migrantes, puesto que los personajes y las historias no provienen de la imaginación del autor, sino de entrevistas realizadas a niñas y niños retornados que reciben apoyo de Casa Alianza Honduras. Ellos y ellas tuvieron la valentía de narrar sus vidas frente a la grabadora y, así, la de retratar el país. Por todo ello es también un relato de sobrevivientes que nadan a contracorriente, sorteando la desazón espiritual y la fragilidad social en que…

Honduras en el siglo XX. Una síntesis histórica – Marvin Barahona

  La construcción de la realidad contemporánea, mediante la reconstrucción del pasado y de los eslabones que lo unen con el presente, es uno de los principales propósitos de este libro en que se conjugan las funciones de cronista, recordador y compilador que Eric Hobsbawm atribuye a los historiadores. El escenario de esta reconstrucción histórica es el proceso por el cual se consolidó el Estado nacional hondureño durante el siglo XX, y que asumió diversas orientaciones en el tiempo. La búsqueda de una explicación coherente de la historia contemporánea no es gratuita. Los retos que Honduras debe enfrentar en el nuevo milenio ameritan una revisión de su pasado y justifican una síntesis que condense el conocimiento histórico de la última centuria. ¿Qué significa para las nuevas generaciones la «república bananera»? ¿Qué significa la dictadura de Tiburcio Carías? ¿Qué significa la huelga bananera de 1954, la lucha sufragista de las mujeres o las luchas campesinas por la tierra en la década de 1960? ¿Qué significan la doctrina de seguridad nacional y la violación de los derechos humanos en la década de 1980? Es muy probable que a los jóvenes de hoy estos y otros hechos les dicen poco o nada, porque el…

Lluvia de luciérnagas. La fantástica vida de Francisco Morazán – Equipo de redacción de Editorial Guaymuras

Este cuento, escrito por el equipo de redacción de Editorial Guaymuras e ilustrado por Francisco Javier Vallejo, busca mostrar al Morazán que nunca dejó de ser niño porque nunca dejó de soñar. Las luciérnagas persiguen su memoria, porque sus ideas y su vida siempre serán luminosas. Colección: Pizpisigaña (Literatura infantil y juvenil) ISBN: 978-99926-54-77-4 Primera edición, junio 2017, 20 pp. L 200.00 / US$ 11.00

La maestra Choncita – María Eugenia Ramos

Biografía de la educadora Visitación Padilla, defensora de los derechos políticos de la mujer y de la soberanía nacional. La adaptación para niños fue realizada con calidez y ternura por la escritora María Eugenia Ramos, y las ilustraciones son obra de Francisco Javier Vallejo. María Eugenia Ramos también escribió Una cierta nostalgia, libro de cuentos. Colección: Pizpisigaña (Literatura infantil y juvenil) ISBN: 978-99926-54-76-7 Primera edición, junio 2017, 20 pp. L 200.00 / US$ 11.00

Tengo una abuela de cien años y un poco más – Julio César Anariba Romero

Una historia inolvidable por su lenguaje poético y la honda ternura que envuelve a los personajes. Es un legado del maestro Julio César Anariba Romero (1964-2015), quien supo leer en el alma de los niños. Ilustrado por Marcela Ponce Lara. Anariba también escribió Sieteperezas. La verdadera historia del niño más perezoso del mundo. Colección: Pizpisigaña (Literatura infantil y juvenil) ISBN: 978-99926-54-75-0 Primera edición, junio 2017, 32 pp. L 150.00 / US$ 8.00

Sieteperezas. La verdadera historia del niño más perezoso del mundo – Julio César Anariba Romero

Obra del maestro Anariba Romero e ilustrado por Otoniel Sabillón. Escrito con sutil sentido del humor, este cuento es fuente de risas y sonrisas, pero también de reflexión porque, ¿quién no ha tenido pereza en el corazón? Anariba también escribió Tengo una abuela de cien años y un poco más. Colección: Pizpisigaña (Literatura infantil y juvenil) ISBN: 978-99926-54-74-3 Primera edición, junio 2017, 16 pp. L 80.00 / US$ 4.00