¿Qué se celebra el Día del Idioma en Honduras?

El 23 de abril murió el gran escritor español Miguel de Cervantes Saavedra. Y como una manera de rendirle homenaje, en Honduras se ha escogido esa fecha para celebrar el Día del Idioma.

No se sabe exactamente dónde nació Cervantes. Muchos lo consideran natural de Henares. Tampoco consta la fecha. Se ha pensado en el 29 de septiembre, por el día de su patrono, San Miguel; pero no es probable que se retrasara tanto de su bautismo, que tuvo lugar el 9 de octubre de 1547 —primera fecha exacta de la que se tiene noticia—, en la iglesia de Santa María la Mayor.

Fue el cuarto hijo de los siete que tuvieron sus padres, doña Leonor de Cortinas y don Rodrigo de Cervantes, un médico ambulante que, luchando contra la miseria, ejercía su profesión de una ciudad a otra. Miguel no hizo estudios regulares; en Madrid fue discípulo de López de Hoyos. En Italia, a los 22 años, desempeñaba el cargo de camarero del cardenal Acquaviva. Soldado más tarde, combatió en Lepanto, donde recibió una herida grave en la mano izquierda; de ahí su sobrenombre de «el maco sano» o «el manco de Lepanto».

Tras participar en otros hechos de armas, fue apresado por piratas turcos cuando regresaba a España y, durante cinco años, sufrió duro encarcelamiento  (o condición de esclavo) en Argel. Rescatado por fin, entró en la vida de la Corte. Tuvo una hija fuera de matrimonio (Isabel), se casó en 1584 y publicó su primer libro La Galatea en 1585. Estrenó por entonces algunas comedias.

Convertido en Aprovisionador de la Armada y luego recaudador, recorrió toda Andalucía. Por quiebra de un banquero fue a la carcel en Sevilla (1597) y es probable que allí, en la carcel, empezara a escribir el Quijote, cuya primera parte sale a la luz a principios de 1605.

Después de vivir en Valladolid, donde estaba la Corte, Cervantes y su familia vuelven a Madrid. En 1613 imprime las Novelas Ejemplares; en 1614 publica Viaje del Parnaso (poesía) y, en 1615, la segunda parte del Quijote. También, en 1615, aparecen las ocho comedias y ocho entremeses.

Siempre necesitado, fue auxiliado en sus últimos años por algunos mecenas como el Conde de Lemos, a quien dedica emocionadamente Los trabajos de Persiles y Segismunda. De sus últimos años hasta su muerte, acaecida el 23 de abril de 1616, sólo sabemos que sufrió estrecheces y miserias y, sin embargo, fue el período de mayor fecundidad literaria del gran escritor.

———-

Puede encontrar más información en:

A propósito del Día del Idioma, Manuel de Jesús Pineda y Sara Rolla, Editorial Guaymuras,  abril 2009.