La niña que nació para ser poeta: Clementina Suárez – María Eugenia Ramos

Las personas que no la comprendían la llamaron «loca», «irreverente», «atrevida», «inconforme», «rebelde» y muchas cosas más, pero Clementina, o Clemen, como se le decía cariñosamente, se ganó su lugar como la mujer y la poeta que siempre quiso ser. La misma gente que antes la criticaba, después la invitaba a sus reuniones sociales. Y el gobierno le concedió el Premio Nacional de Literatura en 1970. Un libro infantil lleno de poesía, ilustraciones hermosas y una narrativa que fluye como un río acerca de la vida de tan importante y sensible escritora hondureña. La Autora Me llamo María Eugenia Ramos, pero me gusta que me digan Maru. Tuve un papá y una mamá maravillosos, que me presentaron desde muy niña a mis mejores amigos: los libros. Mi papá también me enseñó a querer a los animales y a platicar con ellos, especialmente los gatos y los perros. Conocí a Clementina Suárez, o Clemen, como le decíamos cariñosamente, en sus últimos años de vida, en su casa del barrio La Hoya de Tegucigalpa. Ella, muy generosamente, escribió el prólogo del primer libro que publiqué. Para escribir la historia de la vida de Clemen, me basé en el libro de la maestra…