Excélsior – Juan Ramón Molina

Vuela siempre hacia arriba, hacia la cúspide del monte coronado de águilas, hacia la gloria de la luz. No lleves en tu garra de hierro las piltrafas de las carnes de tu enemigo: ni en tu ojo rutilante el fuego del odio que sientas por él, ni en tu pico, hecho para partir las viscosas víboras, el rastro de la sangre de su corazón. Vuela a lo alto, limpio el plumaje del limo de la ciénaga de la vida. No seas el buitre de ningún Prometeo. No agotes jamás el hígado de los grandes encadenados en el peñón de los egoísmos sociales. No causes tormentos, no sordas iras, ni envidias bajas, ni rivalidades ruines. Sé generoso. Sé noble. Sé leal. Anida en los cóncavos de las montañas bíblicas; busca la compañía de los espíritus excelsos; juntamente a la cuadriga de las almas superiores. Que te atraiga la nube; que tiendas el ala a la estrella de la mañana; que rompas por un éter sereno. Sube, sube, sube; y si bajas, si quieres bajar, baja prendido a la crin de los huracanes. Vive con dignidad bajo el sol. Vuélvete a las auroras y salúdalas; vuélvete a los ocasos y salúdalos también….

Juan Ramón Molina. Sus mejores páginas

Juan Ramón Molina, el más grande poeta modernista de Honduras, nació en Comayagüela en 1875 y murió en San Salvador en 1908. Poeta ante todo, también ejerció el periodismo con pasión e incursionó en la narrativa. Este libro, que incluye un extraordinario prólogo del escritor guatemalteco Miguel Angel Asturias, constituye una excelente muestra depurada de lo mejor de la prosa y el verso de este gran escritor hondureño que, en su corta vida, no vio publicado ninguno de sus libros. En 1958, el poeta peruano Manuel Scorza impulsó el Festival del Libro, un gran proyecto cultural consistente en realizar tirajes populares de quinientos mil ejemplares, de obras literarias de autores clásicos americanos. En ese contexto nació la colección «Primer Festival del Libro Centroamericano». Aunque fracasos financieros interrumpieron esta colección, nos dejó como legado invaluable la publicación de una joya de la literatura hondureña: Juan Ramón Molina. Sus mejores páginas, cuya primera edición en Honduras, Editorial Guaymuras se enorgullece de entregar a las nuevas generaciones. Colección: Clásicos ISBN: 99926-33-08-5 Primera edición en Honduras, junio 2003, 281 pp. L 120.00 / US$ 8.00

Tierras de pan llevar – Rafael Heliodoro Valle

Tierras de pan llevar es una colección de 61 relatos, la mayoría breves, que nos hablan de una infancia «con aroma de azahares» y de una Tegucigalpa «con neblina en los cerros y las calles lavadas por el aguacero». Sus páginas destilan nostalgia por el hogar y la tierra natal, por «¡tantas cosas de aquel entonces que ya no pueden ser!», pues no hay que olvidar que Valle las escribió en México, después de muchos años de vivir fuera de Honduras. Por este libro desfilan la exótica fauna de Honduras, la flora colorida y fragante, las frutas espléndidas, las tentadoras comidas tradicionales, los ritos religiosos, las costumbres y festividades, la lluvia de peces en Yoro, y las leyendas de seres imaginarios, como la Sucia y el Duende, los fantasmas y los ángeles, que aún habitan en estas tierras. Valle tampoco olvida, en este retrato de Honduras, incluir a personajes que dejaron su huella indeleble en la historia nacional: José Trinidad Reyes, Juan Ramón Molina, Froylán Turcios, José Joaquín Palma, Joaquín Soto, Terencio Sierra, y otros que, como el «Corta-cabezas», el filibustero William Walker y los caudillos fieros, dejaron una estela de devastación y dolor. Rafael Heliodoro Valle Hernández nació en…